Retiro Espiritual Adviento

La Comunidad Parroquial inició este sábado 29 de noviembre el tiempo de Adviento, tiempo que la Iglesia en el mundo entero da comienzo en su preparación a la Navidad, Nacimiento de nuestro Salvador y Señor Jesús. Fr. Francisco se reunió junto a un grupo de 60 fieles a partir de las 16 hs. en la Capilla Santísima Trinidad que pertenece a las Hermanas Clarisas del Santísimo Sacramento. El día acompañó con un tiempo nublado, una bendición de Dios ya que estos días la ciudad sufrió calores de hasta 47º.
Luego de un trabajo personal y de silencio, la comunidad se reunió en la Capilla para orar por todos, para revisar nuestro comportamiento y testimonio de vida cristiana, para reconciliarnos con los demás. Acá vemos a Fr. Francisco en un momento de catequesis.


Aquí dos fotos de la comunidad que participó, que dejó todo para encontrarse con Dios, para dedicarle unas horas al Señor. Gracias, te damos Buen Dios, porque sigues invitando y llamando, gracias por tus hijos que buscan responder para llenarse de tu Palabra, de tu Perdón, de tu paz y tu salvación.




A las 19:30 se invitó a todos a hacer una procesión hasta la Iglesia La Purísima para la Santa Misa, allá se iniciaría también el primer día de la novena en honor a la Virgen Purísima, Patrona de la Parroquia. Luego de salir de la Capilla, los fieles cantando se dirigieron por calle Guemes portando la Tau Franciscana, el signo que san Francisco escogió para identificarse y que hoy es tomado por aquellos que admiran su vida y carisma, llevan la Palabra de Dios alimento para nuestras vidas y los corazones de cartulina que cada uno llenó, escribiendo en ellos sus sueños y sus anhelos. Agradecemos a las Hermanas Clarisas por abrirnos las puertas de la Capilla.







Al llegar a las puertas de la Parroquia, Fr. Francisco cargó con la tau fransciscana.


Dentro de la Iglesia la comunidad nos esperaba en oración, con el rezo del rosario. A un costado del altar se encontraba la Corona de Adviento (los datos que viene fueron tomados de http://www.es.catholic.net/celebraciones/120/301/articulo.php?id=1816
La corona o guirnalda de Adviento es el primer anuncio de Navidad.
La palabra ADVIENTO es de origen latín y quiere decir VENIDA. Es el tiempo en que los cristianos nos preparamos para la venida de Jesucristo. El tiempo de adviento abarca cuatro semanas antes de Navidad.
La corona de adviento encuentra sus raíces en las costumbres pre-cristianas de los germanos (Alemania). Durante el frío y la oscuridad de diciembre, colectaban coronas de ramas verdes y encendían fuegos como señal de esperanza en la venida de la primavera. Pero la corona de adviento no representa una concesión al paganismo sino, al contrario, es un ejemplo de la cristianización de la cultura. Lo viejo ahora toma un nuevo y pleno contenido en Cristo. El vino para hacer todas las cosas nuevas.
La corona de adviento se hace con follaje verde sobre el que se insertan cuatro velas. Tres velas son violeta, una es rosa. El primer domingo de adviento encendemos la primera vela y cada domingo de adviento encendemos una vela mas hasta llegar a la Navidad. La vela rosa corresponde al tercer domingo y representa el gozo. Mientras se encienden las velas se hace una oración, utilizando algún pasaje de la Biblia y se entonan cantos. Esto lo hacemos en las misas de adviento y también es recomendable hacerlo en casa, por ejemplo antes o después de la cena. Si no hay velas de esos colores aun se puede hacer la corona ya que lo mas importante es el significado: la luz que aumenta con la proximidad del nacimiento de Jesús quien es la Luz del Mundo. La corona se puede llevar a la iglesia para ser bendecida por el sacerdote.
La corona de adviento encierra varios simbolismos:
La forma circular: El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar.
Las ramas verdes: Verde es el color de esperanza y vida. Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas. El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.
Las cuatro velas: Nos hacen pensar en la obscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja de Dios. Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo. Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia.
Las manzanas rojas que adornan la corona: Representan los frutos del jardín del Edén con Adán y Eva que trajeron el pecado al mundo pero recibieron también la promesa del Salvador Universal.
El listón rojo: Representa nuestro amor a Dios y el amor de Dios que nos envuelve.

Ya durante la Misa, algunas fotos con la Procesión de las Ofrendas.

BENDICIÓN DE LA CORONA DE ADVIENTO
En algunas parroquias o colegios se hace la bendición de las Coronas de Adviento. Si no sepuede asistir a estas celebraciones, se puede hacer la bendición en familia con la siguiente oración:
Señor Dios, bendice con tu poder nuestra corona de adviento para que, al encenderla, despierte en nosotros el deseo de esperar la venida de Cristo practicando las buenas obras, y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos al Reino de los Cielos. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.Todos: Amén.
La bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre esta Corona y sobre todos los que con ella queremos preparar la venida de Jesús.