Curso Taller de la Familia Franciscana 2

Tema del Curso Taller: REUNIRSE ALREDEDOR DE LA MESA Y DEL MUNDO
CLAVES ECLESIOLOGICO-PASTORALES PARA UNA EVANGELIZACIÓN COMPARTIDA.

EXISTE UN NUEVO RECONOCIMIENTODE QUE LA SUPERVIVENCIA DEL MUNDO DEPENDEDEL IMPULSO DE NUEVAS FORMASO ANTICIPACIONES FRAGMENTARIAS DE COMUNIDAD COMPARTIDA
LETTY RUSSEL. PASTORA PRESBITERIANA









ORAMOS EN SEGUIMIENTO A CRISTO SIERVO

Te adoramos santísimo Señor Jesucristo
aquí y en todas las iglesias que hay en todo el mundo,
y te bendecimos porque por tu santa cruz
redimiste al mundo.



Salmo en busca de Dios

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Por dónde ir para seguir su pasos?
Su camino es el camino de la entrega, del amor,
de la confianza, de la esperanza sin límites.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Quién podrá ver su rostro?
Lo verán los pobres de espíritu que por no estar apegados a nada
escuchan con atención la voz de Dios.
Lo verán los de corazón manso, aquellos que han construido la paz en su propia vida.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Quién podrá ver su rostro?
Lo verán los que tienen hambre y sed de justicia
y claman a Dios para que la paz reine en el mundo;
los que piden a su Señor que haga desaparecer tantas injusticias
y tantas muertes sin sentido.
Lo verán los que tienen misericordia del hermano,
los que tienen un corazón lleno de amor por los demás.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Quién podrá ver su rostro?
Lo verán los que predican con el ejemplo
antes que los que se dedican solamente a hablar;
los que construyen antes que los que destruyen;
los que trabajan por la paz antes que los que provocan la guerra.

Lo verán los que, a pesar de las amenazas, de los peligros...
no les importa gritar con voz fuerte la Verdad.
Lo verán los que por causa del evangelio son perseguidos de forma abusiva.
Lo verán los que con fuerza y valentía construyen el Reino de Dios aquí en la tierra.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Quién lo podrá descubrir?
Lo descubrirá quien busque en lo más íntimo de su persona;
quien mire a su interior buscando la Verdad.
Lo descubrirá quien busque la huella del Creador en su vida;
quien viva abierto a la trascendencia.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Quién lo podrá poseer?
Lo poseerá quien no lo utilice; quien busque a Dios no por lo que pueda conseguir de él,
sino por Dios mismo, que es el premio.
Lo poseerá quien se deje poseer por el Señor; quien se deje habitar por él.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Qué habrá que hacer?
Lo encontrará quien se deje hacer por él;
quien prepare en su corazón un lugar donde pueda habitar.
Lo encontrará quien ama a Dios gratis; quien busca a Dios por amor.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿En quién habitará nuestro Dios?
Nuestro Dios pondrá su morada en aquel cuyas obras le alaben.
Nuestro Dios construirá su casa en aquel que deja que su Señor tenga la iniciativa;
en aquel que para todo confía en Dios; en aquel que antes de realizar cualquier proyecto
cuenta con nuestro Señor porque sabe que sin él nada es viable.

¿Dónde encontrar al Señor? ¿Por dónde ir para seguir sus pasos?
¿Quién podrá ver su rostro? ¿Quién lo podrá descubrir?
¿Quién lo podrá poseer? ¿Qué habrá que hacer? ¿En quién habitará nuestro Dios?

Sólo quien le busca lo encontrará para seguir buscándole.
Sólo quien se pregunta podrá encontrar el camino.
Sólo quien viva el amor en su plenitud contemplará el verdadero rostro de Dios.
Sólo lo poseerá aquel que se deje poseer por él.
Sólo lo alcanzará quien sea alcanzado por su gracia.
Sólo quien viva en tensión, en crecimiento, en maduración
será habitado por el Señor.




Lectura breve: Mateo 16, 24-28
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del Hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta. Os aseguro que algunos de los aquí presentes no morirán sin antes haber visto llegar al Hijo del Hombre con majestad.

Meditación: RnB I
El Hermano Francisco descubrió y contempló a Cristo, Hijo del Padre, que da su vida por sus ovejas por amor del Padre. Este descubrimiento y esta contemplación impulsaron a Francisco a vivir como Cristo, a vivir la vida de Cristo hasta la Cruz.
Para él, «vivir según el Evangelio» no consiste sólo en practicar las prescripciones apostólicas: ir descalzos, no tener más que una túnica, no llevar bolsa, anunciar la Buena Nueva, ofrecer la mejilla a quien nos abofetea... Es todo eso, ciertamente, pero lo prioritario no es la vida apostólica, no es ni siquiera la vida común o fraterna, es vivir bajo la dependencia del Espíritu que nos hace seguir las huellas de Cristo y nos conduce allá donde no queremos (Jn 21,18), es decir, hasta la Cruz: «Ofrezcan sus cuerpos y carguen con su santa cruz» (OfP 7,8). En la RnB cap. I dice:
“La regla y vida de los hermanos es ésta, a saber, vivir en obediencia, en castidad y sin propio, y seguir la doctrina y las huellas de nuestro Señor Jesucristo, quien dice: Si quieres ser perfecto, ve y vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; y ven, sígueme (Mt 19,21; cf. Lc 18,22). Y: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo y tome su cruz y sígame (Mt 16,24). Del mismo modo: Si alguno quiere venir a mí y no odia padre y madre y mujer e hijos y hermanos y hermanas, y aun hasta su vida, no puede ser discípulo mío (Lc 14,26). Y: Todo el que haya dejado padre o madre, hermanos o hermanas, mujer o hijos, casas o campos por mí, recibirá cien veces más y poseerá la vida eterna (cf. Mt 19,29; Mc 10,29; Lc 18,29).”








Preces. Oración por las Vocaciones franciscanas:

Jesús, que te entregas cada día sobre el Altar por todos los hombres,
- haz que tu Iglesia sea fecunda de vida siempre nueva;
- suscita en los cristianos la estima por el ideal de San Francisco de Asís,
- para que sea en las familias fermento de vida evangélica
y de fidelidad a su ley de amor;
- haz crecer en los jóvenes el deseo de dedicarse a tu servicio
para vivir en la plenitud de su vocación bautismal.

María, mujer fiel
- implora para la Iglesia a ti consagrada el aumento de vocaciones;
- y preserva a la juventud de todo mal
- para que responda generosamente a la llamada
al seguimiento de tu Hijo Jesús.

Francisco de Asís, hermano nuestro, el menor de todos,
- bendice a tu familia dispersa por el mundo
- para que sea fiel al espíritu evangélico
- testimonie con empeño el amor a la Iglesia en pobreza y fraternidad
- y sea así luz y sal para todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Amén.


Oración:
¡Oh alto y glorioso Dios!
Ilumina las tinieblas de mi corazón.
Dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta,
acierto y conocimiento,
para que cumpla con tu santo y verdadero mandamiento.
Amén.




































5 comentarios:

juanchi dijo...

ie, ie!! Grito de júbilo por todo lo compartido. Somos gente nueva!!!Juan y Laura

oscar dijo...

17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17 17

Hermelinda dijo...

Una vez más, GRACIAS POR TODO y que el SUMO BIEN Y TODO BIEN,nos siga capacitando y nos conceda audacia a dar los primeros y/o seguir con entusiasmo este regalo de la misión compartida en nuestra FAMILIA FRANCISCANA por los lugares donde nos encontremos. Dios se lo pague a todos y especialmente a vos Hno. Dante por compartirnos este espacio. Oraciones.

Hermelinda dijo...

... nos conceda audacia para dar los primeros pasos... falto en el anterior escrito...

jose dijo...

Estuve mirando las fotos y les extrañé muchisimo... Rosita, Francisco, mis hnos Capuchinos, Cristian, Alfredo, Pepo, Lola, etc, etc... un gran abrazo a todos. Bendiciones!
hnojosec - Py