Curso Taller de la Familia Franciscana 1

MEMORIAS CURSO-TALLER DE ESPIRITUALIDAD FRANCISCANA 2010

Reunirse «alrededor de la mesa y del mundo»
Claves eclesiológico-pastorales para una «evangelización compartida».”
2ª semana del Curso Taller con 40 participantes, con el acompañamiento de Virginia Azcuy y Carolina Bacher, teólogas en dogmática y pastoral, nos ayudaron a ser más concientes, que hemos de buscar la afinidad que hay entre la propuesta de misión compartida (que hace el magisterio latinoamericano en Aparecida) y nuestro carisma franciscano (quizá podría hablarse de que es otro "gen" un tanto oculto en nuestro "adn" franciscano).
La variedad de participantes al Curso Taller contaba con religiosas franciscanas de 2 congregaciones (caridad cristiana y educacionistas franciscanas de Paraguay), laicos de OFS y educadores (varios del Colegio San Francisco Solano de Rosario y un matrimonio de Salta), un jufrista paraguayo y algunos frailes capuchinos, conventuales y menores.











1) El Concilio Vaticano II surge como respuesta a una época de crisis histórica y eclesial e invita a una renovación profunda de la Iglesia y a una lectura creyente de los signos de los tiempos. Así se abre y se impulsa el camino de evangelización/misión compartida (MC). La modificación del modelo eclesial jerárquico al eclesial comunitario y la nueva mirada de la Iglesia sobre sí misma fue y es el espacio fértil en el que se comienza a gestar la misión compartida.

2) Los signos e indicios de los tiempos caracterizan una época determinada, provocan desafíos y orientan la misión de la Iglesia. En los procesos se manifiesta la presencia de Dios, particularmente en el rostro de las personas más pobres y excluidas. La lectura de los signos es una lectura creyente que implica discernimiento comunitario y reflexión.

3) La Santísima Trinidad nos ha creado a su imagen y semejanza para que participemos del Don que es Dios mismo; viviendo en comunión, en fraternidad y en amor recíproco. De esta manera, contemplar el misterio del Dios Uno y Trino nos ilumina y motiva a recibir el don de la comunidad y a realizarlo en las distintas formas de MC.













4) La Familia Franciscana comprende la evangelización/misión compartida como un don del Espíritu Santo, un llamado a la unidad de las diferentes vocaciones en la evangelización y una exigencia del carisma franciscano. La experiencia franciscana de la reconciliación, el diálogo y la fraternidad está íntimamente relacionada con la MC. La MC es el espacio de restitución a Dios del don recibido y constituye «un signo concreto del Espíritu» para nuestro tiempo, que nos invita a discernir cómo traducirlo en las prácticas de cada día.

5) El nuevo camino nos invita a caminar juntos y dar pasos compartidos: primero, reconocer lo que es común; identificar lo que es propio de cada vocación y nos diferencia; reforzar siempre lo que es común a toda la familia franciscana; y profundizar lo propio al servicio de lo común y de los más pobres y excluidos. Segundo, buscar una comprensión y un lenguaje común, abierto y consensuado, sobre la MC en clave franciscana. Tercero, responder con generosidad a la vocación misionera (ad extra) viviendo en corresponsabilidad las distintas formas de vida cristiana (ad intra). Cuarto, reconocer las notas del carisma presentes en personas y grupos más allá de la Familia Franciscana, tanto en las iglesias como en las instituciones y otras expresiones de la sociedad civil, para vivir en diálogo los caminos del Espíritu.

6) Como toda búsqueda, en este nuevo camino encontramos dificultades y oscuridades que debemos asumir como gracia y oportunidad para madurar en el itinerario emprendido. Algunas tentaciones y debilidades a superar son: la confusión entre las identidades vocacionales, los prejuicios en relación con las diferencias, el egoísmo y la apropiación de las obras y/o formas de hacer. Estas limitaciones nos apegan a seguridades, roles y comodidades que no colaboran para el proyecto común. En contraposición, la MC requiere un proceso permanente de conversión y desapropiación, originalidad y audacia, junto a la asunción de riesgos y compromisos, personales y comunitarios.































7) Toda persona es un ser relacional y la comunidad se construye por medio de relaciones de reciprocidad. Por lo tanto, es imposible pensar el nivel personal desconectado del institucional; existe una interrelación entre lo personal, lo fraterno y lo social. El sujeto se realiza dentro de una institución y a su vez, ésta se constituye en sujeto colectivo en la medida en que cada uno y cada una forma parte de ella creando vínculos. En la Familia Franciscana, el discernimiento sobre la distancia y la cercanía en las relaciones interpersonales se comprende desde la libertad y la acogida (cf. Carta de Francisco al Hermano León).


CONCLUSIÓN

El Señor nos llama a «restituir el don del Evangelio» (cf. Adm. 18; PdE 25). El Espíritu nos invita a hacerlo en fraternidad, reunidos alrededor de la mesa, ocupando cada uno un lugar. Aunque no veamos los frutos de la MC inmediatamente, damos gracias y alabamos a Dios por los pasos dados y los que estamos dando, tanto en lo personal como en lo institucional. Nos proponemos dejarnos interpelar por la evangelización compartida, generar cambios, para avanzar juntos hacia la construcción del Reino.
























Dante, muchas gracias por enviarnos las fotos. Que dios te bendiga.Hna. Anunciación

muchas gracias hermano. Te voy a mandar algunas fotos que tengo yo cuando baje de mi maquina.. gracias por todo Dante. te mando un abrazo enorme diac. Miguel

Muchas gracias Hno Dante muy buen trabajo. Espero que tu regreso haya sido muy bueno, yo encontré a mi familia muy bien. Un beso Verónica

CRISTO,MI FORTALEZA..... PAZ Y BIEN... GRACIAS HNO DANTE POR ENVIARME LAS FOTOS DEL CURSO MIL GRACIAS... Graciela Itatì.

Hola Hno. Dante:
Que alegría senti al ver las fotos y recordar esos momentos que compartimos, tanto bien el Señor permitio que vivieramos, ahora nos toca en el dia a día plamar en nuestra comunidad. Gracias por el gesto fraterno de tu parte.
Estaremos unidos en la oración
Un abrazo Paz y Bien
Juani

Gracias hermano, prontito mandamos las que sacamos nosotros. Ah! lo de panzón es algo que compartimos con alegria. Un abrazo de mi familia. Juan Francisco LLanes


5 comentarios:

Oscar dijo...

¨Animadores¨ canten el 17!!!

Oscar dijo...

Hermanso, un abrazo desde la distancia. Gracias por estos dias vividos tan fraternalmente. Desde Corrientes un sapucay franciscano. Oscar

Fray Diego dijo...

Somos gente nueva...
Un abrazo para todos, realmente fue una gran semana de fraternidad.

ANALIAS dijo...

hola hermanos!!! muy lindas las fotos, y el encuentro estuvo hermoso...si quisiera aclarar por si no se entienden que cuando luis y virginia es un juego, no un secuestro jajajaj aclaro....jejejeje
un abrazo hermano

Hermelinda dijo...

Paz y bien! Hnos y Hnas.
Que lindo servicio Hno. Dante! Volver a mirar estas fotos, nos hace recordar las bellezas de nuestro Curso - Taller. Realmente han sido días de "vivencias especiales" que nos motiva a desear buscar el bien mayor en la Familia Franciscana. Comencemos Hnos. y Hnas. Desde Paraguay